12 de enero de 2010

Sobre la felicidad.

Alguien me dijo una vez (mi madre), que la felicidad no existe como tal sino que existen momentos de felicidad, que no es lo mismo.

Aquellas palabras en boca de mi madre me impactaron, supongo que hablaba desde la voz de la experiencia con el fin de alertarme. Y es que, si hay algo que es cierto sobre mí es que soy un pesimista de cojones. No soy pesimista porque sí, porque me guste o necesite serlo, aunque si lo soy supongo que me cuesta reconocerlo. Yo que sé.

Lo cierto es que sí reconozco haber tenido y tener momentos de felicidad en los que deseas que el momento en el que te encuentras sea eterno y no termine nunca, precisamente por esa satisfacción de bienestar cuando uno se siente dichoso. Pero también es cierto que la vida da momentos puñeteramente malos y, a veces, durante periodos largos de nuestra vida; supongo que todos o la gran mayoría pasamos por baches de ese tipo. Podría poner ejemplos, como llevarte mal con alguien de casa desde hace tiempo, no encontrar trabajo desde hace mucho o no lograr independizarte hasta pasados los treinta. Son cosas que a día de hoy no parecen raras aunque todos estemos hasta los cojones y tratemos de ocultarlo poniendo una cara afable con nuestros amigos y conocidos.

Me resulta alarmante la de gente que hay que está jodida y, en cambio, no dan muestra alguna de sentir flaquezas ni pena alguna aunque se sientan desgraciados. Personas que resultan afables y alegres, aparentemente felices, que cuando llegan a sus casas muestran su verdadero rostro y desean fervientemente dar un giro de 180º a sus vidas. No comprendo el porqué de querer ocultar y aparentar, supongo que en el fondo sólo es una fachada con el propósito de olvidarse de los malos rollos.

Tras haber "estudiado" y "practicado" la meditación, así como el yoga y algo de budismo; me he dado cuenta que muchas veces esas cosas ocurren por nimiedades o cosas absolutamente absurdas que acaban desencadenando en una especie de círculo vicioso desde el que es casi imposible salir. Y esto lo digo tanto si la persona es optimista o pesimista, como es mi caso. Ningún extremo es bueno, ni ser un iluso que vive en el mundo de "Yupi" ni un amargado, ignorante de lo bueno que le rodea.

Creo que la frase de mi madre es bastante acertada, aún así habrá que seguir estudiando el tema, a ver a que conclusión llegamos.




5 comentarios:

Your number one fan dijo...

Buenas,
¿Por qué no hablas de esos momentos que dices en tu blog, que parecen ser eternos y que no terminan nunca? Y no me refiero a los de la viñeta jajjajaa. Si no a aquellos que te dan fuerza para seguir adelante, que te hacen sentir bien, y que te hacen olvidar de lo triste, desafortunado y negro que parece estar todo hoy.

Moriarti dijo...

Sin duda es un buen punto de vista, fan número 1 xD. Ahora en serio, no sé, supongo que soy un puto quejas y que aunque tenga un momento de relax o satisfacción acabarán teniendo más fuerza los momentos malos, simplemente porque soy así de capullo.

Voy ha hacer lo siguiente, cuando me pase algo bueno lo escribiré y haré una viñeta, tal vez sea una buena terapia de choque XD. Que tonterías digo.

¿Te parece buena idea?

Daniel Atienza López dijo...

Buenas. Desgraciadamente yo también soy así. Me afecta más lo malo que lo bueno. Pero seamos fríos; lo malo no suele acabarse pronto y lo bueno no dura casi nada. Estoy pensando en un orgasmo, que rápido y fugaz. Sería increible sentir esa sensación contínuamente, pero sería agotador... pero lo malo ya no sería tan malo porque nos haría detener ese "mal" éxtasis. No sé de qué parte de mi cerebro ha salido esta reflexión efimera XDD; pero gracias a tu texto se me ha ocurrido algo, yuju.

Your number one fan dijo...

Sí desde luego que sí; así darías importancia a aspectos buenos y positivos de tu vida. Pero también resulta buena idea que te rías de las cosas malas de la vida, es bueno tomárselo con humor.

Moriarti dijo...

Me alegro Daniel, que el artículo te halla llevado a crear esa parábola, por rara que parezca en principio hablando de orgasmos y demás cosas. XD

Y a "number one fan" decirle que eso es lo que trato de hacer con este blog, darle humor a mi vida por medio de mis viñetas y mis gilipolleces.

Un saludo a los dos.