8 de enero de 2010

Pon "Cara de Tuenti". Manual básico.

Bien es sabido por todos que uno de los mayores inventos del siglo pasado, junto con la caja tonta (véase televisión), fue sin lugar a dudas la creación de Internet. Gracias a éste la era de la información tomó fuerza y rompió las barreras, tanto físicas como tecnológicas, conectando al mundo y dando los primeros pasos para lo que hoy llaman, ya sea para bien o para mal, globalización, debido al intercambio cultural que conllevó.


Pero si hay un momento en el que Internet de verdad está conectando al mundo es ahora, gracias a las llamadas redes sociales, tales como Facebook, Twitter o Tuenti aquí en España, por citar las más conocidas. Algunos tiramos más de blog y de foros para escribir nuestras gilipolleces de turno, también con el pretexto de que pueda importarle a alguien lo que tengamos que decir, dicho sea de paso. Atrás quedaron los famosos "chats".

Lo que nadie parecía preveer era que Internet, y las redes sociales más concretamente, pudieran alterar nuestro estilo de vida de forma tan tajante. No es que todos nos hallamos vuelto locos y queramos que se nos conozca por la red, lo cual es totalmente respetable y comprensible. El problema es cuando todo esto deriva en unos hábitos absurdos que a día de hoy podemos observar sobre todo en los jóvenes (y que conste que yo lo soy, aunque hay quien dice por ahí que parezco un poco "carca"). Resulta divertido ver, ya sea en la más asombrosa de las orgías o en las más insufribles fiestas en las que no te llevas bien con nadie, las caras que el personal se dedica a poner. Lo que he decidido llamar "cara de tuenti".



Ocurre cuando el tarado de turno, armado con su cámara de fotos o móvil, que resulta ser conocido de un amigo de un amigo de tu prima, se te acerca en mitad de una fiesta imaginaria que surge en su cabeza, porque en realidad estáis tomando un té, en la tetería de turno, la mar de tranquilos escuchando música "chill out" y te engancha el pescuezo con el brazo mientras el otro lo estira hasta el infinito con la cámara apuntando hacia ambos.

Es en ese momento cuando se activa un mecanismo, casi instintivo, en el que has de poner la mayor cara de retrasado que te venga en el momento. Las formas y variedades son inmensas y van desde la simple sonrisa, pasando por poner ojos en balnco, hasta la típica imitación de Gene Simmons (bajista de Kiss), sacando la lengua hacia cualquier dirección con el objetivo de parecer estar en el mayor desfase de tu vida.


Todo esto se verá reforzado añadiendo un mínimo de accesorios en los que podrían entrar vasos de tubo, dando igual si el contenido resulta alcohólico o no, la cámara no revelará si se trata de un cubata o una pepsi; si puedes conseguir que te rulen un mini el efecto borrachera será más efectivo y tendrá mayor contundencia. También se pueden utilizar porros, si son trompeteros mucho mejor, debes saber que ya sea alcohol o petas aquí el tamaño sí importa. Incluso con algo tan sencillo como una vulgar hamburguesa puedes quedar como el mayor fiestero del mundo si eres capaz de metértela entera en la boca a la par que pones ojos de plato, incluso se puede hacer con todas las patatas que te traen. Como he dicho antes, accesorios y formas hay muchas; y si te echan una foto echando la raba o la papilla después del atracón de la hamburguesa quedará claro que a fiestero y viva-la-virgen no te gana nadie.

Pero lo mejor de todo es la gente que, al ver como dos personas con cara de gilipollas están a punto de echarse una foto, corren raudos para apuntarse a la instántanea y aparecer en el momento exacto en que se aprieta el botón de la cámara en uno de los laterales perfectamente encuadrado y, obviamente, con cara de "lobotomizado" o "enzarpado" hasta las cejas. Esta clase de sujeto también puede surgir entre las sombras y aparecer en la instantánea detrás de los protagonistas asomando el pescuezo a modo de "Eh! Estoy aquí". Por supuesto, después tocará rular por e-mail la foto, no vaya a ser que queden dudas en nuestro Facebook o Tuenti que no sabemos pasarlo bien.


Una vez en casa, y luchando contra la resaca (si la tienes), hay que descargar todas las fotos que tengamos ya sea en el móvil o en la cámara y empezaremos a subir como descosidos todo el material a nuestra cuenta en Tuenti para que nuestros amigos puedan envidiar nuestras andanzas y hazañas de la noche anterior. Lo más importante en este momento, no es si la fiesta fue una mierda o no, tu cara debe decir que te lo pasaste bomba aunque por dentro sólo quisieras largarte cuanto antes. Acto seguido, etiquetas los gepetos (véase caras) de los que estaban en la bacanal contigo para que queden enlazados a sus respectivas cuentas. Y colocas un comentario que reafirme cómo te encontrabas en el momento. Ejemplos: "PeAsHo FiEsTaKa Q shE mArKó aLLeR Er PiTu" o "Shá Vero to fumá, iya q loka stas".
Admito que los ejemplos anteriores son absolutamente canis o pokeros, según la región dónde te encuentres los llamaréis de una forma u otra, pero creo que más de uno ha visto ese tipo de frases pululando por la red.

Y ¡Ay de tí!, como te pillen una instantánea con cara de estar hasta los cojones, porque te tacharán de aguafiestas de por vida, lo que mermará tu actitud social para con los demás. Lo cual puede derivar en verte en la cuenta Tuenti de un amigo con el siguiente aspecto:



En fin, que desde mi rincón os invito a que lo paséis bien pero tampoco hay que demostrar nada a nadie, porque en última instancia a nadie le importa cómo te lo pases, salvo a ti mismo.

Saludos.

5 comentarios:

Un fraggel por Sevilla dijo...

Lo mio más que cara de tuenti es de cartel de comisaría o casa cuartel de la guardia civil.

Buen post.

Anónimo dijo...

HOLA

Daniel Atienza López dijo...

Es innegable que Tuenti y Facebook han revolucionado las relaciones interactivas. Yo soy adicto a tuenti, pero no me gusta cotillear sólo entro y veo si alguien me ha escrito. Reconozco que es una soberana memez; ya que no hay nada mejor que quedar con quien quieres y verle antes que hablar por estos medios.
Me ha costado años dominar el arte de la fotografía y ahora... no lo pienso dejar, jeje. Brazo.

Guillermo dijo...

Cansado de estos modelos, en particular Tuenti, dejo estas Redes Sociales. Me quedo sólo con la Plataforma Social TuEntidad.es que pertenece al mundillo del Software Libre (Proyecto eWa [no confundir con GNU] asturiano).
Espero que la denuncia que les planté llegue tarde y hayan borrado para 'ya' mis fotos de la red.
PD.
Como esta:
http://imagenes0.tuenti.net/i56/i/7/600/n/A/gIV33WB7jcPO70TOTVf.0.jpg

Moriarti dijo...

xD Muy bueno Guillermo, esa foto es un buen ejemplo de lo que quiero decir con el artículo.