17 de septiembre de 2010

Un gilipollas y sus dilemas.

2 comentarios:

Raquel dijo...

Ay!! si es que el ser humano es inconformista por naturaleza. Hay gente que nace rica o que un día se hace rica por casualidad, porque se casan con ricachones/as, porque les toca la lotería o porque se han montado un buen negocio.
El resto de los "pobres" se tienen que conformar con llegar a fin de mes, estar fuera de casa muchas horas y aguantar al estúpido de su jefe.
Y todo por no ser adivinos ni nacer con exceso de suerte.

Moriarti dijo...

No creo que sea una cuestión de dinero o de ser rico o no. Simplemente somos imbéciles por naturaleza y parece que nuestro único objetivo en la vida es quejarnos de todo. Por supuesto la viñeta no refleja, gracias a Dios, mi situación actual. En estos momentos estoy muy contento con lo que tengo. También pienso que hay muchos ricos que odian serlo, casi con toda seguridad, dependiendo de las circunstancias en las que se encuentren. Creo que la mayoría tendemos a ser infelices por naturaleza.