6 de marzo de 2010

Cómo formatear y no morir en el intento.

Antes que nada, quisiera pedir disculpas por este lapso de tiempo sin haber publicado una mierda, pero resulta que a principios de esta semana se me acabó el periodo de prueba del maldito Windows 7. Para bien o para mal, ha sido casi con toda probabilidad el mejor windows que he visto hasta la fecha tras el XP y he tratado de mantenerlo en funcionamiento con validaciones varias y haciendo uso del conocido RemoveWAT ese que cuentan que se salta lo de las validaciones y todo eso. El problema es que aún con esas el sistema operativo de Microsoft no deja de reiniciarseme al cabo de dos horas y he acabado poco menos que hasta los cojones amigos.

Resultado final, tres formateos y desesperación por tratar de luchar contra lo que, por el momento, resulta imposible, al final he perdido algunos datos con tanto trajín. Me estoy planteándome seriamente comprar el Windows 7.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pasáte a Linux hermano.

Moriarti dijo...

Jeje, ya lo intenté y reconozco que no me fue muy bien, sobre todo a la hora de instalar un driver que funcionara con mi inalámbrico para conectar a Internet. Soy un pato mareado con Linux, lo reconozco. xD